Blog

22 Jul 2014

Sí, soy fetichista. Profeso una devoción enfermiza por objetos. Esta parafilia me está llevando a otra crisis de síndrome de Diógenes que abandoné el año pasado. El último fetiche adquirido es The Cambridge Encyclopedia of Astronomy, un libro de 1977 que guarda una historia que mezcla casualidad, diseño gráfico y música.

En 1979, un jovencísimo Peter Saville a través de la discográfica para la que trabajaba, Factory Records, recibe el encargo de hacer la portada del LP que ha pasado a la historia por ser «el disco que suena a negro», El Unknown pleasures de Joy Division. Como es habitual en nuestra profesión, los deadlines y las ideas a veces se llevan muy mal, y Peter Saville la noche antes de entregar la portada no tenía nada hecho. En un momento de desesperación, visitó a su novia, estudiante de Astrofísica, mientras estudiaba. Hojeó el libro que tenía sobre la mesa y en la página 111 encontró una de las imágenes más icónicas de la historia de la música: la visualización de los datos de la señal de ondas de radio que pudo emanar el PSR B1919+21, el primer pulsar observado por los científicos y que fue publicado por primera vez en la Enciclopedia de Astronomía de Cambridge.

Cambridge Encyclopedia of Astronomy-ILUSTEO

Saville decidió utilizar el gráfico para la portada del disco invirtiéndole el color. También creyó interesante que el título del disco y el nombre del grupo no apareciera en la frontal del LP, sentando un precedente en el diseño de los discos. Posteriormente, Saville se ha convertido en uno de los expertos diseñadores de portadas de discos, habiendo trabajado para New Order, Pet Shop Boys, PulpOrchestral Manoeuvres in the Dark, Björk y Suede entre otros.

En junio de este año se cumplieron 35 años de la edición del Unknown pleasures y comencé a investigar sobre esta portada tan peculiar. Googleando tuve la oportunidad de conseguir este libro y ayer me llegó desde Estados Unidos. Ahora soy un diseñador con un libro más en casa. Un trasto que contiene un pedazo de la historia de la música.

Foto de portada: Laura Ruiz